GABINETE DE PRENSA

Eucolight propone que la legislación europea controle la actividad de los free riders en la venta online de lámparas
En función de la nueva normativa sobre residuos de RAEEs, las asociaciones europeas EXPRA (Extended Producer Responsibility Alliance), WEEE Forum y EucoLight han solicitado a los legisladores medidas explícitas para la venta online de lámparas. El propósito de esta propuesta es que se equiparen los derechos y obligaciones de los vendedores online con el resto de fabricantes de productos de iluminación.

Las asociaciones europeas EXPRA (Extended Producer Responsibility Alliance), WEEE Forum y EucoLight han solicitado a los legisladores que introduzcan obligaciones explícitas para los vendedores online en virtud de la nueva normativa sobre residuos.

Las distintas propuestas presentadas tienen como objetivo común el reforzar la transparencia en la gestión de residuos a nivel europeo. En este sentido, los free-riders adquieren protagonismo. Se entiende por free-riders aquellas compañías que ponen sus productos en el mercado sin tener en cuenta la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) ni se hacen cargo de la gestión de los residuos de esos productos al terminar su vida útil.

La presencia de free-riders en el mercado de la iluminación es un problema cada vez mayor, ya que la venta online de estas compañías representa ya alrededor de un 20-30 % del mercado en algunos estados miembros. Al no cumplir con su obligación de asumir los costes de recogida y reciclaje, sus cifras de ventas distorsionan el mercado: sus costes revierten sobre los productores- en su mayoría compañías locales- que sí que cumplen con la legislación vigente y los hacen menos competitivos. Asimismo, al no declarar los productos, alteran los índices de recogida: las ventas online no registradas hacen que se reduzca el volumen de productos que se ha comercializado, y por tanto, que se rebajen los objetivos de recogida, que así parece que son más fáciles de alcanzar. 

En opinión de estas tres instituciones, para solucionar esta cuestión los vendedores online y los proveedores de servicios deberían asumir las mismas obligaciones legales que cualquier otro «productor» sobre los productos que venden o que tienen en stock. A su vez, tendrían que cumplir con todos los requerimientos de las normativas, tanto nacionales como de la UE, que engloban desde el registro de costes hasta la información sobre los productos que ponen en el mercado.

Asimismo, con el objetivo de controlar y verificar el cumplimiento de la legislación, los Estados Miembros deberían poder establecer disposiciones adicionales para vendedores online que tengan en cuenta las particularidades de sus operaciones.

Por último, también deberían tomarse en consideración la aplicación de actuaciones específicas que incluyan una mejor coordinación entre los responsables de las distintas autoridades implicadas (legisladores medioambientales, de impuestos y de comercio y representantes de consumidores). 

“Estamos plenamente convencidos de que las propuestas sobre residuos de la UE representan una oportunidad única para mejorar la transparencia y la exactitud de los datos relativos a las prácticas de gestión de residuos en la UE. Es por ello que las ventas online deberían estar explícitamente incluidas en la nueva legislación de residuos de la UE”, han concluido estas tres asociaciones europeas.